miércoles, 31 de julio de 2013

HORTICULTURA DE CAPICORB

 
LOS PAISAJES DE CAPICORB Y SU PATRIMONIO NATURAL, HISTÓRICO, HUMANO Y CULTURAL: LA TOMATA DE PENJAR
LOS TOMATES DE COLGAR DE ALCALÁ, CAPICORB Y ALCOSSEBRE
JUAN EMILIO PRADES BEL
En una economía de subsistencia como fue la realidad la de las familias que habitaban en el medio rural del término municipal de Alcalá de Xivert de la primera mitad del siglo XX, con especial referencia a las familias de Capicorb y Alcossebre, la producción de una hortaliza como el tomate de colgar, de larga vida, capaz de ser almacenada con facilidad y consumida durante prácticamente todo el año, hasta la siguiente cosecha, revestía un interés añadido a sus propiedades alimenticias. Ello provocó que el cultivo de esta variedad proliferara durante la década de los años 40. El tradicional mercado de los sábados de Alcalà de Xivert concentraba entonces la oferta de productos de la huerta que hasta allí se traían desde las localidades vecinas de Vinaròs, Benicarló o Torreblanca. En Alcalá se vendían las modestas cosechas de tomate de colgar cultivadas entre Cap i Corb y Alcocebre durante aquellos años. A partir de los años 40 hasta la actualidad, el cultivo del tomate de colgar ha ido adquiriendo un carácter tradicional que, unido al cuidado artesanal de los cultivadores y a las particularidades geológicas y climatológicas del término de Alcalà de Xivert ha conseguido diferenciar sustancialmente este tomate de los que se producen en otras zonas de la cuenca mediterránea. Ello despertó el interés de los consumidores y comercializadores de Cataluña a partir de la segunda mitad de la década de los años 80, llegando en la actualidad a absorber el mercado catalán el total de la producción de tomate de colgar de Alcalà de Xivert. El plato con más referencia de los tomates de colgar es el “Pan con Tomate” se trata de una receta muy típica de la cocina valenciana, aragonesa, balear, catalana, murciana y andaluza, esta preparación culinaria de cocina mediterránea consiste en una rebanada de pan con medio tomate maduro y aliñado con aceite de oliva virgen y sal. Los tomates de colgar cultivados en Capicorb son el mejor tomate para acompañar a un buen pan recien horneado, también se pueden comer en ensaladas y es muy apropiado para hacer fritos, sofritos, salsas y pistos por su abundancia de pulpa y de agua. Hecho a la brasa esta variedad de tomates son un exquisito acompañamiento de carnes, pescados o verduras. El tomate de colgar aporta valor añadido a los platos y sofritos y es un condimento excelente para los guisos, de entre los cuales la paella es quizá un destino del tomate más que habitual. La sartén quizás es el utensilio más valorado en cuanto al uso y cocinado de este tomate. Los rasgos diferenciales de este tomate son su pequeño tamaño, el aroma intenso y diferente del tomate fresco, la elevada dulzura, el buen equilibrio dulce/ácido y la buena capacidad para mojar pan. Pero, sin duda, el rasgo más característico es su elevada conservación post-cosecha, que puede llegar a durar hasta los 6 meses, y que antiguamente permitía tener y consumir tomates durante todo el año.
El 23 de marzo de 2007 se creó la Asociación de Productores y Comercializadores de Tomata de Penjar de Alcalà de Xivert para revalorizar una hortaliza singular y de gran calidad en un momento en el que los productos agroalimentarios tradicionales y de significativo valor ecológico despiertan un notable interés entre los consumidores, propiciado en buena medida por la promoción de gastrónomos y cocineros que en España viven también una época de auge en su actividad. En su empeño por preservar el cultivo tradicional, crear marca y abrir así nuevos mercados, la asociación consiguió en diciembre de 2008 la Marca de Calidad CV para la Tomata de Penjar de Alcalà de Xivert. Con esta marca, concedida por la Generalitat Valenciana, se distingue y pone en valor la singularidad de este tomate único y se autentifica su calidad, su producción tradicional y su valor ecológico.

FRUTOS DE LA HUERTA DE CAPICORB

Imágenes y publicación: Juan E. Prades Bel




HORTICULTURA, LA HUERTA DE CAPICORB, ALCOSSEBRE










lunes, 29 de julio de 2013

CAPICORB / CAP I CORB, EL TE


BEBIDAS ANTIGUAS

 Imágenes y textos: Juan E. Prades Bel

  EL TE MEDIEVAL ANDALUCÍ DE CAPICORB

Ingredientes:

- 1 cucharada sopera de te verde,  1 puñado de hierbabuena fresca,  1/2 litro de agua,  azúcar al gusto.

Preparación:

Hervir el agua y en cuanto deje de hervir verter en una tetera en la que hemos puesto en este orden el te la hierbabuena y el azúcar dejar reposar o poner al fuego unos segundos según se prefiera. A fin de que se mezclen bien los ingredientes se vierte el té en los vasos. Se vuelven a echar en la tetera y de nuevo se vierte en los vasos por segunda vez. Se suele utilizar unos vasitos pequeños especialmente hechos para el té. La cantidad de azúcar y de hierbabuena va un poco al gusto de cada persona aunque en general la dosis de azúcar suele ser generosa. Aunque el té se llama a la Menta realmente se suele utilizar Hierbabuena con un sabor más suave y aromático a la vez. La menta piperita puede ser un buen sustituto si no podemos encontrar la hierbabuena. No olvideis agarrar el vasito por arriba, no por el centro, tomad el te a sorbos, si se absorve es normal hacer ruido al beber, es para no quemarse la boca, ya que el té se toma muy caliente.
Imágenes: ©juanemiliopradesbel. Hierbabuena


Imágenes: ©juanemiliopradesbel


Capicorb, botlletí turístic